balanza junto a un libro de derecho abiertoEl simple hecho de ser ciudadano hace que las personas nos enfrentemos a multitud de situaciones con implicaciones legales. Además de las reclamaciones que podemos sufrir como consecuencia de nuestras acciones, también podemos ser nosotros quienes necesitemos reclamar como consumidores de los distintos servicios (telefonía, gas, electricidad…) o en otros aspectos de la vida diaria.

La complejidad legal y jurídica dificulta que las familias defiendan y hagan prevalecer sus intereses, a menos que cuenten con el consejo y la ayuda eficaz de un experto en Derecho.

Los seguros de Defensa Jurídica tienen unas coberturas muy útiles y flexibles que ponen al alcance de todos el acceso a la consulta de información legal y los cauces adecuados para reclamar, bien sea de forma amistosa o a través de los tribunales de justicia.

GARANTÍAS BÁSICAS:

• Defensa penal privada y familiar.• Reclamación de daños.• Derecho que afecta a la vivienda habitual.• Defensa en infracciones administrativas.• Asistencia jurídica telefónica y gestión de documentos.• Contratos sobre bienes muebles.• Contratos de servicios.• Contratos de suministros (gas, telefonía, electricidad…).• Defensa en derecho laboral.• Defensa en materias fiscales.• Defensa de la responsabilidad civil subsidiaria.• Asistencia en viaje al extranjero.• Gastos de peritaje.• Defensa jurídica de segundas viviendas.• Atención jurídica en caso de separación o divorcio.