Los seguros para casas rurales

El alojamiento rural

Desde los años 90 del siglo XX en España se comenzaron a popularizar los alojamientos en las denominadas casas rurales o de turismo rural.

Contribuyeron al éxito de este nuevo tipo de fórmula turística varios factores como la búsqueda de la tranquilidad cerca de la naturaleza y la experiencia de habitar unos pocos días en casas tradicionales.

Las casas rurales se sitúan preferentemente en espacios con una baja densidad de población y están construídas de acuerdo con la arquitectura de la zona.

Las instalaciones parten habitualmente de antiguas casas de labor, masías, cortijos o caseríos. Se rehabilitan con un doble objetivo, ofrecer un espacio acogedor y la experiencia de recordar el pasado reciente del mundo agrario.

Viviendas rurales con diferentes fórmulas

El alojamiento en viviendas rurales se explotan bajo diferentes fórmulas. Unas se alquilan completamente y otras lo hacen por habitaciones, al modo de un hotel u hostal convencional.

En algunas de ellas puede vivir la familia propietaria y prestar servicios de comidas. A veces, se ofrece la experiencia gastronómica unida a la casa rural.

Actividades de turismo activo

Al estar situadas frecuentemente las casas rurales en espacios naturales singulares, suelen asociarse a ellas actividades de turismo activo, explotadas desde la propia casa o por empresas de la zona.

Los clientes de las casas disponen de la posibilidad de practicar senderismo, escalada, descenso de ríos, ciclismo, parapente, rutas a caballo, barranquismo, etc.

Estas actividades constituyen un aliciente más para disfrutar de esta fórmula turística.

Los seguros para turismo rural

El sector asegurador ha creado productos específicos para dar cobertura a las casas de turismo rural y a las actividades de turismo activo.

Las viviendas rurales de uso turístico deben necesitan un seguro propio para este tipo de explotación. No sirve un seguro de hogar, sino uno más propio del alojamiento hotelero.

En el caso de las casas rurales en las que residen los propietarios, el seguro debe contemplar también el hogar de los mismos.

Existe una responsabilidad de la propiedad sobre lo que pueda suceder a los huéspedes. Por ello, el producto asegurador debe contemplar la responsabilidad civil de la explotación y de los productos suministrados.

También las pertenencias de los huéspedes deberían estar cubiertas por el seguro en caso de incendio o robo.

En cuanto a las actividades de turismo activo, quienes las oferten deberán contar con una póliza de seguro específica que proteja de posibles reclamaciones.

Precios del seguro de casas rurales

Es posible contar con una buena póliza de seguro para las casas rurales, con amplias coberturas y económica.

Por muy poco dinero al año, se puede disponer de un producto asegurador de alta calidad que contemple las coberturas específicas para este tipo de alojamientos, con el fin de ofrecer tranquilidad a sus propietarios y a sus huéspedes.

 

Más información

 

Contis Seguros – Los seguros para casas rurales