Responsabilidad Civil de Administradores y directivos

Responsabilidad Civil de administradores y directivos

Un tema de creciente interés es la responsabilidad civil de administradores y directivos. Hace tiempo que el mundo de la empresa ha comenzado a tomar conciencia de la exposición de los directivos y administradores a situaciones de vulnerabilidad, ello es debido a la situación que ocupan y en la que deben tomar decisiones trascendentes.

Las acciones y omisiones de quienes realizan labores de dirección y administración repercuten en el devenir de la empresa y, en ocasiones, pueden ser objeto de reclamación. También les repercuten las acciones de sus subordinados por las que pueden recibir reclamaciones.

Una particularidad de las reclamaciones sufridas por los cargos de dirección la constituye el hecho de que no es la sociedad quien responde, sino ellos mismos con su propio patrimonio.

La responsabilidad de los administradores y directivos se puede respaldar por una póliza de seguro de responsabilidad civil específica para estas funciones. Incluyen la defensa jurídica, el pago de sanciones y la indemnización a la que pudiera haber lugar a un tercero.

Las sanciones pueden ser impuestas por la Administración y las reclamaciones de terceros pueden darse en, por ejemplo, en estas situaciones:

  • Reclamación de un proveedor por incumplimiento de un contrato.
  • Reclamación de empleados por acoso.
  • Sanción administrativa por acto incorrecto de un subordinado (por ejemplo, por contaminación).
  • Reclamación de un cliente por perjuicios relacionados con la prestación de un servicio o entrega de un producto.
  • Reclamación de acreedores por no haber solicitado concurso de acreedores cuando las circunstancias lo requerían.
  • Reclamaciones de otros socios o accionistas.

La legislación ha avanzado en los últimos años en el sentido de solicitar responsabilidades a los administradores, de modo que las reclamaciones o sanciones pueden dirigirse contra el patrimonio personal y familiar.

Contar con una póliza de seguro de responsabilidad civil de administradores y directivos es recomendable tan solo por el hecho de ofrecer cobertura de los gastos de defensa legal. Es frecuente observar que existen situaciones en las que el demandado gana el litigio, pero el demandante no es condenado en costas. En estas situaciones el demandado corre con todos los gastos legales que pueden ascender a sumas de importe notable.